074 233-522 979 589 342 Citas en Línea English
# #

La caries dental es la destrucción de los tejidos de los dientes causada por los ácidos de las bacterias. Esto está influenciado por la dieta y la higiene bucal. Si no se detiene, la caries destruye el diente y provoca infecciones que conllevan a tratamientos más complejos.

El debilitamiento del esmalte constituye una etapa inicial, luego de la cual se forma una cavidad que va ingresando hasta llegar a la pulpa del diente, momento en que comienza un dolor fuerte, el que si no es tratado conlleva a una infección del nervio, que cursa con un dolor más fuerte e hinchazón de la cara.

Es una película incolora, pegajosa compuesta por bacterias y azúcares, adherida
sobre nuestros dientes. Es la principal causa de las caries y de enfermedad de las encías y pueden endurecerse para convertirse en sarro si no se retira diariamente.

La placa bacteriana se forma luego de haber ingerido algún alimento. El depósito de restos sobre los dientes hace que las bacterias de adhieran a ellos, hasta que la persona limpie esta película con el cepillado. Su permanencia irrita las encías y provoca su sangrado e inflamación.

El sarro o tártaro dental es la placa bacteriana que se ha endurecido sobre sus dientes, debido al depósito de minerales sobre ella. Se forma también debajo de las encías causándoles irritación.

El sarro no sale con el cepillado simple, sino el dentista debe realizarle una limpieza profesional para su retiro.

El sarro una vez formado puede ingresar debajo de las encías, provocando sangrado espontáneo al cepillarse, inflamación de encías (gingivitis), mal aliento, y en casos más graves puede causar movilidad en los dientes hasta caerse.

El sarro constituye una amenaza para la buena salud oral y es antiestético para su sonrisa.

Para reducir la formación de caries, placa bacteriana y sarro es importante cepillarse correctamente con una pasta dental con fluor por lo menos tres veces al día, después de cada comida, y utilizar hilo dental como complemento al cepillado diario.

Además es recomendable la limpieza hecha por el odontólogo por lo menos dos veces al año.

La Gingivitis es la enfermedad de las encías y se manifiesta como una inflamación de las mismas causada por la acumulación de la placa bacteriana en el borde, que produce irritación, enrojecimiento y sangrado durante el cepillado.

En esta etapa, el daño puede revertirse con el cepillado diario y el uso del hilo dental.

La Periodontitis es la enfermedad no sólo de encías, sino también del hueso que está alrededor de los dientes y de las fibras que sostienen el diente, los cuales sufren daños irreversibles. El tratamiento dental adecuado y una atención en casa más cuidadosa, generalmente, ayudan a prevenir daños mayores. Sin embargo, en una etapa avanzada existe destrucción de estos componentes que ocasiona que se aflojen los dientes y finalmente se pierdan.

Las Aftas son pequeñas protuberancias blancas o llagas rodeadas por una zona enrojecida. Generalmente aparecen dentro de la boca, en las mucosas o la lengua y se asocia a una baja de defensas, estrés, alergias, traumas, deficiencias de hierro o vitaminas, bacterias o virus. Son afecciones comunes y suelen reaparecer. Se dice también que por herencia existen ciertas personas más propensas a padecer aftas.

Las aftas se curan después de 7 ó 10 días, sin embargo las cremas tópicas de analgésicos o anestésicos son un alivio temporal, al igual que los enjuagues bucales antimicrobianos.

El herpes labial, también llamado ampollas de fiebre o herpes simplex, es un grupo de ampollas que aparece generalmente alrededor de los labios. Es causado un virus, y es muy contagioso. Las ampollas suelen desaparecer en una semana aproximadamente. Puesto que las infecciones de herpes no tienen cura, las ampollas pueden volver a aparecer durante períodos de trastornos emocionales, exposición a la luz solar, alergias o fiebre. Los anestésicos tópicos de venta libre pueden proporcionar alivio temporal. Las drogas antivirales recetadas pueden reducir estos tipos de infecciones virales.

Es el dolor o molestia que se produce debido a un desgaste en el cuello de los dientes causada por lo general por un cepillado muy fuerte e incorrecto. Así mismo también se produce sensibilidad cuando, por factores irritantes las encías se retraen y se existe exposición de las raíces de los dientes, las cuales son dolorosas ante el frío, calor o dulce.

Lo primero y mas importante es la consulta con el odontólogo quien le prescribirá un gel o enjuague con flúor y le aconsejará una pasta dental especial para dientes sensibles. Además le aconsejará acerca del cepillado y cepillo correcto, y si la sensibilidad fuera extrema le ofrecerá otros tratamientos.

La Halitosis es la presencia de Mal Aliento y un problema que muchas personas padecen alguna vez. Se calcula que el 40% de la población sufre o sufrió de halitosis en algún momento de su vida.

Esto se debe a distintas causas como: mala higiene bucal (cepillado incorrecto o limpieza con hilo dental inadecuada), enfermedad de las encías, presencia de sarro, sequedad de la boca causada por medicamentos, disminución de la saliva durante el sueño, tabaco y alcohol, ingesta de alimentos como cebollas o ajos, enfermedades como cáncer, diabetes y problemas del hígado.

Cuando la causa del mal aliento es causada por problemas bucales se combate cepillando profundamente y de manera correcta sus dientes por lo menos tres veces al día y realice una limpieza con hilo dental para retirar la placa bacteriana y restos de alimentos.

Cepillar la lengua también reduce el mal aliento. Es importante el cepillado nocturno con el fin de tener los dientes limpios mientras uno duerme. Si usa prótesis removibles, retírelas todas las noches y límpielas minuciosamente antes de volver a colocárselas.

Visite a su dentista periódicamente para realizarse revisiones y limpiezas dentales con el fin de retirar el sarro de debajo de sus encías.

La alteración de la articulación temporomandibular ocurre cuando la bisagra que conecta el maxilar superior y la mandíbula inferior no trabaja correctamente. Esta bisagra es responsable de mover la mandíbula inferior hacia delante, atrás y hacia los costados.

Con frecuencia, la alteración de ATM se siente como si la mandíbula saltara o cliqueara o se "atascara" por unos segundos al abrir o cerrar la boca. A veces se acompaña de dolores de cabeza, oídos, y por debajo de los ojos, dolor durante el bostezo, molestias en los músculos de la mandíbula, entre otros.

Si bien no hay una única cura para la alteración de ATM, hay diferentes tratamientos a seguir que reducen los síntomas en forma significativa. Luego de haberse diagnosticado esta alteración mediante examen clínico y radiografías, el odontólogo le sugerirá terapia de analgésica y de relajación con medicación y aplicación de calor húmedo, además del uso de una “placa de mordiad” para disminuir los efectos de la presión excesiva de los dientes. En casos muy avanzados, se recomienda la cirugía.

El bruxismo es una alteración en la que el individuo aprieta y rechina los dientes mientras duerme y como se trata de un acto inconsciente las personas no suelen percatarse que lo hacen. Sin embargo, al despertar presenta dolor en los músculos faciales o dolor de cabeza y cuello. El bruxismo provoca que los dientes duelan o se aflojen y lleguen literalmente a desgastarse, pulverizarse o desmoronarse. Además de destruir el hueso que soporta al diente y causar problemas de articulación temporomandibular.

El tratamiento apropiado dependerá de la causa potencial del bruxismo y estará en base al daño dental ocasionado. El odontólogo suele sugerir el uso de una férula dental mientras duerme, con el ajuste exacto en la boca, protegiendo los dientes evitando el rechinamiento de estos.
Así mismo, se dice que el estrés es la causa principal del bruxismo, por lo que cualquier cosa que reduzca efectivamente el estrés puede ayudar. También se puede aplicar una toalla húmeda y caliente sobre su cara para aliviar el dolor muscular por el apretamiento de los dientes. Se pueden quitar los puntos altos de los dientes para emparejar la mordida. Una mordida dispareja, en donde los dientes no se articulan, también puede corregirse con nuevas restauraciones, coronas o tratamiento de ortodoncia.

Cuando un niño o una persona adulta sufre un impacto en la boca, se suelen comprometer los dientes anterosuperiores, por los que éstos terminan astillados, quebrados, o salen completos fuera de la boca. Es necesario acudir al odontólogo inmediatamente después del impacto para que sean restaurados cosméticamente, ya sean con curaciones, carillas o coronas estéticas luego de evaluar si el diente sufrió algún daño interno. Si es factible contar con el fragmento del diente fracturado o el diente completo que salió, es necesario conservarlo en leche o en la boca de la persona y acudir de inmediato al odontólogo para que éste evalúe la posibilidad de reimplantarlo.

Los piercings son perforaciones en la lengua, labios o mejillas que implican riesgos para la salud por lo que antes de efectuarse se debe consultar al odontólogo. El uso de piercings conlleva a riesgos como infecciones bucales o generales por ser una vía de acceso de gérmenes hacia distintos órganos, hemorragias, inflamación de la lengua, dientes astillados o rotos, daños a las encías, además de provocar interferencia en la pronunciación correcta de las palabras.

El flúor es un mineral natural que se encuentra en algunos alimentos y en el agua potable de algunas zonas. Por su gran efecto contra la caries se han desarrollado geles de fluor que al aplicarse sobre los dientes ayudan a endurecer el esmalte para que no sean fácilmente atacados por los ácidos que producen la caries. Además, el consumo de fluor en los alimentos se concentra en los huesos y dientes en desarrollo antes de erupcionar, fortaleciéndolos.

El consumo de alimentos como el té, el pescado, la espinaca, cebada, manzanas, ricos en fluor, unido al cepillado diario con pastas dentales fluoradas (casi el 100% en el mercado) es suficiente para niños y adultos con dientes saludables y bajo nivel de predisposición a las caries.

Pero si el odontólogo observa que ello no es suficiente existen tabletas o suplementos de fluor o gotitas para que los niños tomen diariamente.

Así mismo, se recomienda la aplicación tópica de fluor sobre los dientes hecha por el dentista con cierta regularidad.

Los dientes tienen una relación directa con la salud general del individuo. Es muy importante que conservemos dientes sanos y una correcta oclusión(mordida) lo que permite tener una adecuada masticación, buena vocalización y estética. Además de ello una correcta masticación y una buena armonía entre los dientes mantiene nuestros órganos del sistema digestivo en buen estado.

Recordemos que la boca es la puerta de entrada a nuestro cuerpo.

Una persona que posee un buen estado bucodental refleja una buena salud general.

Las muelas del juicio son los últimos molares ubicados a cada lado de los maxilares. Además, son los últimos dientes en aparecer o erupcionar y esto, generalmente, ocurre cuando la persona tiene entre 16 y 20 años.

Como son los últimos en erupcionar, con frecuencia, la boca no tiene suficiente espacio libre para acomodarlos. Cuando eso ocurre, los dientes quedan retenidos (atrapados por otros dientes o por el mismo hueso, debajo del tejido gingival) o semiretenidos, cursando con dolor e hinchazón en la zona, a causa de infecciones ocasionadas por la acumulación de restos debajo de la encía.

Los problemas que generalmente se relacionan con las muelas del juicio y otros dientes incluidos son hinchazón y dolor a causa de la posición defectuosa que poseen. Asociado a ello está el ajuste o apiñamiento dentario producto de la presión durante la erupción de estas molares, además del desgaste que sufren las raíces de los dientes adyacentes, que conllevaría a un debilitamiento de éstos hasta aflojarse. Por lo tanto, una vez detectado, es recomendable la extracción de estas piezas lo más pronto posible antes de la formación completa de sus raíces y endurecimiento del hueso evitando así una extracción más compleja, posteriormente.

En la actualidad las curaciones de amalgama (platino) han quedado relegadas por curaciones estéticas como resinas o ionómeros, los cuales son materiales más compatibles con la salud del paciente y de apariencia bastante natural. Por lo que el cambio de estas curaciones de tamaño intermedio es recomendable. En el caso de tratarse de curaciones extensas es mejor optar por incrustaciones o coronas de porcelana para asegurar su permanencia y darle naturalidad al diente.

La endodoncia es el tratamiento que se realiza a los dientes que han sufrido una caries muy profunda que ha llegado a tocar al nervio, que es cuando empieza un dolor fuerte. A este nivel la curación se hace imposible.

La Endodoncia consiste en el retiro del nervio de la raiz del diente para luego ser rellenado con un material especial, el que permanecerá en el conducto, evitando que el diente nuevamente duela o sufra alguna infección.

Las prótesis dentales son dientes artificiales que se colocan en los espacios donde la persona ha perdido sus piezas dentarias. Pueden ser fijas y removibles y con el avance de la tecnología en materiales estéticos da muy buenos resultados cosméticos, que le devuelven una sonrisa agradable y natural.
El odontólogo debe revisar y limpiar las prótesis por lo menos cada año, y deben ser cambiadas cada 5 a 7 años dependiendo de su desgaste.

Efectivamente, el tratamiento de ortodoncia no es un tratamiento exclusivo para niños. En la actualidad, existen técnicas innovadoras por las que los adultos también pueden cambiar el aspecto de su sonrisa. Si bien es cierto los dientes en los adultos están más soldados a los huesos, se aplica mayor fuerza para movilizarlos, lo cual hace que el tratamiento se realice durante el mismo tiempo o un poco más de lo que demora el tratamiento en los niños.

No es aconsejable utilizar blanqueadores de venta libre en el mercado debido a que no son productos que consideran la concentración, ni especifican el tiempo de uso, por lo que causan daño al esmalte dental, sin ser efectivos. El procedimiento de blanqueamiento siempre debe ser asesorado y realizado por el odontólogo para asegurar su salud dental y evitar consecuencias negativas.

El implante dental es el tratamiento de vanguardia y se realiza ante la ausencia completa de una pieza dentaria, que ha dejado un espacio libre y el paciente desea la colocación de un diente artificial sin desgastar los dientes adyacentes. Para ello se inserta, mediante una pequeña cirugía, un elemento metálico en el hueso sobre el que, luego de un tiempo, se coloca una corona de porcelana, dando resultados altamente estéticos.

Solicita una

Cita en Línea